La capital hipster de Europa es posiblemente también el lugar más bonito del continente. Es perfecta para jóvenes viajeros que buscan un enriquecimiento cultural y un poco de vida nocturna. Echa un vistazo a las poco convencionales tiendas y cafés del Distrito VII, sus pubs ruinosos, sus museos y disfruta de la belleza de sus edificios. / Lisa Miller

Share Button