Fernando Alonso y Emilio Botín en el circuito de Singapur en 2010. /RUBIO

Emilio Botín, presidente del Banco Santander, ha fallecido esta noche en Madrid a los 79 años a causa de un ataque al corazón. La comisión de nombramientos y retribuciones y el consejo de administración de la entidad financiera se reunirán esta tarde para designar al nuevo presidente, según un comunicado enviado por el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La nota está fechada en Boadilla del Monte (Madrid) hoy y ha sido difundida a las 8.45. Los restos mortales del banquero serán trasladados a lo largo del día a su ciudad natal, Santander, informaron en fuentes de la entidad. La favorita para sucederle es Ana Patricia Botín, de 53 años y actual consejera delegada de Santander UK. Tras confirmarse la muerte de Botín, las acciones del grupo han retrocedido un 1,8%.

Emilio Botín, nacido en 1934, era bisnieto, nieto, sobrino, hijo, hermano y padre de banqueros, aunque él insistía en añadir que era un banquero universal a secas. Entró en la entidad cuando tenía 24 años, en 1958, y no dejó de trabajar desde entonces. En 1960 se incorporó al consejo de administración y ascendió a la presidencia en 1986. En 2007, cambió los estatutos del banco para no jubilarse a los 72 años, tal y como preveía el reglamento de la entidad. Ha sido uno de los pocos gestores financieros que además de asumir la presidencia de la entidad, era su principal ejecutivo y máximo accionista.

Bajo su dirección, convirtió al Santander (la entidad es accionista de Prisa, el grupo editor de EL PAÍS, con el 5,38% del capital) en el mayor banco de la zona euro por capitalización bursátil. «Fue capaz de crear a partir de un pequeño prestamista local el mayor banco de la eurozona», destaca la prensa económica internacional. Para ello, llevó a cabo una política de compras muy agresiva. Dentro de esta expansión, adquirió Banesto, absorbió el Central Hispano y, fuera de España, se hizo con el estadounidense Sovereign Bank, entre otras entidades de renombre en Latinoamérica, donde había fijado su objetivo, sobre todo en Brasil.

Botín, economista y licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, tenía previsto en su agenda de este miércoles acudir a la presentación en la Ciudad Financiera del Santander de un cuadro de Velázquez, La Educación de la Virgen, restaurado con los fondos del banco. El banquero estaba muy vinculado a la universidad y al ámbito científico, así como al del deporte, donde era muy popular su relación con la Fórmula 1.

Botín estaba casado con Paloma O’Shea, nombrada marquesa de O’Shea en 2008 por el rey Juan Carlos I. Tenía seis hijos: Ana Patricia, Carmen, Emilio, Carolina, Paloma y Francisco Javier.

«Embajador» de la marca España

La muerte del banquero se ha anunciado mientras en el Congreso comenzaba la sesión semanal de control al Gobierno. El presidente Mariano Rajoy, ha mostrado su pesar: «Emilio Botín ha sido un gran embajador de la marca España». «El banco que presidía el señor Botín es el más importante de nuestro país y confío en que tras su fallecimiento las cosas se resuelvan lo mejor posible y siga siendo así», informa A. Díez.

Por su parte, el líder de la oposición y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha manifestado su «tristeza» por el fallecimiento de Botín y ha trasladado su solidaridad a los familiares y personas cercanas: «Un abrazo a su familia y a sus seres queridos en estos momentos duros».

Mientras, el presidente del BBVA, Francisco González, ha expresado en declaración a Europa Press: «Quiero transmitir en nombre de BBVA nuestro pésame por el fallecimiento de Emilio Botín. Lamentamos su pérdida y nos sumamos al dolor de su familia y del Grupo Santander en estos momentos».

El Banco de España ha enviado una nota en la que lamenta la repentina muerte del banquero, que considera “una figura excepcional en el sistema financiero internacional”. El organismo recuerda que, durante su presidencia, el Santander emprendió una política de expansión y diversificación dentro y fuera de España que ha llevado a la entidad a ser, por su volumen de activos, «el primer banco español y una de las mayores entidades del mundo, con una muy destacada presencia en, entre otros países, Reino Unido, Brasil, México, EE UU, Portugal y Chile”.

Fuente

Share Button