«Ha llovido y la tierra húmeda del cementerio cede bajo los pies de Gor, el hombrecito deforme. Muñones, carne agusanada y maxilares congelados en un grito eterno son enterrados nuevamente por el contrahecho. Un perro aúlla su hambre de siglos, una plañidera llora a dos monedas por lágrima y, en medio de eso, un cuerpo de un príncipe es acompañado por una corte adulona hacia su cripta. Todo le hace pensar a Gor en un inquilino más, un cuerpo que deberá limpiar del polvo cotidiano…y de pronto un viento helado atraviesa la cripta quitando el aliento, y el príncipe que se incorpora y dice ser un demonio… llamado Nekrodamus.

Origen: Nekrodamus – Oesterheld y Lalia / Cómic / Español

Share Button