Rosa Jiménez Cano

Ethan Nickerson tenía a Cheryl Treadway y sus tres hijos encerrados en casa. El novio la impedía salir en contra de su voluntad, tampoco llamar por teléfono, mandar mensajes o verse con nadie. La única solución que se le ocurrió fue engañar a su apresador usando la aplicación de la cadena de comida a domicilio Pizza Hut para pedir auxilio.

Así lo ha explicado la policía del condado de Highlands, en Florida, encargados de resolver el caso. Según el atestado la pareja había tenido una discusión y él había amenazado con usar un cuchillo. No le permitió ir a buscar a los niños al colegio pero sí accedió a encargar una pizza.

Ella utilizó esta rendija de su cautiverio para añadir una anotación: “Ayuda, por favor. Haced que venga la policía. Ayuda, estoy cautiva”. Con referencias al 911, el número de las fuerzas de seguridad en EEUU.

El pedido quedó en una pizza grande de pepperoni, pan de ajo y un extra de ayuda policial. Finalmente solo llegó la última. Tras 20 minutos de diálogo Nickerson accedió a seguir a los agentes a comisaría.

Candy Hamilton, responsable de la pizzería que atendió el pedido y lo derivó a la policía compartió sus sensación con la televisión local de la zona: “No habíamos visto nada parecido antes, en 28 años nada como esto”.

De: La pizza salvadora

Share Button