Felicidades a todos los culés, esta Liga nos la merecíamos por juego y por magia.

Treinta y siete jornadas después el campeonato de Liga alumbró definitivamente al equipo campeón. El Barça de Luis Enrique, el más regular, el menos goleado y el que más tantos ha marcado hasta la fecha es el nuevo ilustre campeón de Liga. Por puntos, por goles, por victorias, pero también, y sobre todo, por fútbol. Los azulgranas han sido los dominadores de una temporada en la que su tridente (Messi, Neymar y Luis Suárez) ha alcanzado los 58 goles, su portero sólo ha encajado 19, pero, por encima de todo, ha visto como Leo Messi ha ejercido un dominio insultante partido a partido. El argentino recuperó su mejor nivel, ese que le llevó a conquistar cuatro Balones de Oro, para dirigir a su equipo hacia el título número 23 de su historia.

Leo Messi celebró por todo lo alto su gol en el Calderón Reuters/ Andrea Comas

Y para mayor justicia poética fue el de Rosario quien certificó la supremacía de su equipo en el campo del campeón. La grada del Calderón vivió lo que el Camp Nou la temporada pasada y asistió al alirón de su rival. Fue Messi, quien sino, el que puso la puntilla al campeonato. Un tanto suyo fue suficiente para tumbar a un Atlético de liebres, que vivió a merced de su rival y nunca tuvo opciones de victoria.

De: El Barça se proclama campeón de Liga al derrotar al Atlético de Madrid

Share Button